Ser voluntario es apreciar que las diferencias entre nosotros son ínfimas.

Escrito por misioneras

01/03/2024

Formación para el voluntariado (Madrid).

EL AMBIENTE

17 de febrero, Colegio Mayor Mara, son las cuatro y veinte de la tarde, va a comenzar en unos minutos la formación para voluntariado a mano de las hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia y las personas interesadas van entrando en la sala. Hay nervios, expectación, entusiasmo y unas ganas terribles de escuchar lo que tienen preparado para nosotras.

Aproximadamente somos unas 25 personas, nos disponemos sentadas en círculo de forma que todas podemos vernos las unas a las otras. La hermana Araceli toma la palabra y presenta la actividad e inicia la ronda de presentaciones. Hay muchas personas jóvenes, entre los 20 y los 26 años, algunas de ellas ya se decidieron y están a tan sólo la espera de comprar los vuelos para el próximo verano; otras, quieren hacerlo, pero todavía no han decidido el destino y a otras les llama mucho la atención, pero necesitan recibir más información al respecto para decidirse. También hay personas que ya han estado en alguno de los destinos de la misión y cuentan con entusiasmo anécdotas y las diferencias más acusadas entre la vida aquí y allí.

LA FORMACIÓN

A continuación, la trabajadora social Toñi, encargada actualmente de trabajar en la zona de San Sebastián de los Reyes, apunta algunas de las claves a tener en cuenta para acercarnos a la vulnerabilidad.

La preparación antes de la experiencia es necesaria, las habilidades como la escucha activa, la empatía, la disposición a la colaboración siempre desde el respeto, humildad y la dignidad de las personas, poniendo a las personas en el centro del problema y de la solución sin olvidar nunca el autocuidado, es el reto que se nos presenta.

A partir de aquí, algunas personas cuentan su experiencia en Camerún y en Argentina e independientemente del destino, parece que hay sensaciones que coinciden, vamos con la intención de dar y somos nosotras las que más recibimos, vamos con la intención de enseñar y somos las que más aprendemos. Las personas voluntarias que van próximamente tienen muchísima curiosidad por conocer más y preguntan todo lo que les inquieta. Comentan que en destino los horarios cambian, se levantan y acuestan más temprano que nosotras, trabajan más pausadamente, no llevan este ritmo frenético que hace que nuestro país sea el primero en consumo de ansiolíticos, se respira alegría, música y buen humor, viven en comunidad y las relaciones con los demás son fuertes y profundas, viven más conectados entre ellas y menos a los móviles y al WIFI. Alguien reflexiona en voz alta…Cuentan con menos cosas o con nada, sin embargo, parecen más felices que nosotras.

LOS MOTIVOS

Por último y para concluir, la hermana Araceli, pide que compartamos la razón por la que nos gustaría realizar voluntariado fuera de España y las respuestas de personas tan jóvenes emociona a las más mayores…por justicia social, por conocer otra forma de vida, cultura y forma de pensar, por compartir aquello que nosotras hemos recibido aquí por nacer aquí y ellas no por nacer allí. Ser voluntario es compartir el tiempo, crear nuevas relaciones, conocer, conocernos y dejar que nos conozcan, apreciar que las diferencias entre nosotras son ínfimas por muchos que sean los kilómetros que nos separen.

Carmen, Voluntaria

0 comentarios

HEROÍNAS DE TODOS LOS TIEMPOS

HEROÍNAS DE TODOS LOS TIEMPOS

El Padre Frédéric Fornos S.J., Director Internacional de la Red Mundial de Oración del Papa, recuerda que “desde el principio, Jesús acogió a mujeres como discípulas, lo cual era novedoso en la sociedad de aquel tiempo. María, la madre de Jesús, tuvo un lugar...

PROMOCIÓN VOCACIONAL COMPARTIDA

PROMOCIÓN VOCACIONAL COMPARTIDA

El pasado 10 de marzo del presente año se visitó a los jóvenes que se preparan para el sacramento de la Confirmación, en la parroquia San Francisco Javier – Okinawa (Santa Cruz – Bolivia), que tiene como Párroco al sacerdote Juan de la Cruz, quien acogió al equipo con...

¡JESÚS VIVE!

¡JESÚS VIVE!

Jesús resucitado inspira la comunión de corazones y la profunda intimidad, alienta la capacidad de tender puentes y relacionarnos sin barreras. Ahí donde surge un 'nosotros', más allá de un 'yo' o un 'tú', algo nuevo se genera, un sepulcro se vacía y vendas inútiles...