SER MISIÓN

Written by misioneras

13/10/2022

Madrid, 14 de octubre de 2022

CURIA GENERAL

A todos los miembros de la Obra Total

MCI – MSI – FENI – SACNI

¡Oh sí! mostrad al mundo que Jesucristo está presente en vuestros corazones por el modo de vuestro vivir, de vuestro hablar, de vuestro sentir, de vuestro pensar, de vuestro perdonar, en vuestro querer, en vuestro hacer y en vuestro dar. ¡Oh! ¡cuánta falta hace en el mundo, en el seno de las familias, en las mismas comunidades, este apostolado!¡Almas que comulgáis cada mañana!… id, y enseñad el Evangelio vivo… (El Adalid nº 15 Reinado social de Jesucristo)

Querida familia:

Con estas palabras dedicadas a las cuatro novicias que hicieron su profesión religiosa, en la casa de Oruro, el 25 de marzo de 1930, quiero comenzar esta carta que os dirijo en el cuarto aniversario de la canonización de Nuestra Madre Santa Nazaria Ignacia. En estas palabras, ella nos invita al apostolado de lo cotidiano, no sólo al de aquellos momentos extraordinarios en los que tenemos la oportunidad de realizar alguna tarea pastoral o misionera, sino a ese apostolado vivido en el día a día, en nuestras comunidades, familias, trabajos, estudios… en todos los ambientes en los que nos movemos cotidianamente, en definitiva, nos motiva no sólo a proclamar el Evangelio, sino a vivirlo.

En este mismo texto Nazaria sigue diciendo: Que vuestras conversaciones, vuestros procederes y hasta vuestros gestos, llenos de apacibilidad y de dulzura, sean en cada hora del día, continuos e incesantes apostolados del Jesús que por la mañana entró en vuestras almas. Se trata, por tanto, no sólo de hacer sino, mucho más importante, de ser: SER MISIONERAS, SER MISIONEROS, SER MISIÓN.

Porque el hacer nace del ser, porque siempre podemos ser, aunque no podamos hacer, porque si hacemos, pero no somos, lo que hacemos se vacía de sentido. Se trata de crecer de dentro hacia fuera y no al revés. Dentro de unos días, celebraremos la Jornada Mundial de las misiones 2022 con el lema: Para que sean mis testigos (Hch. 1, 8).

En su mensaje para este año, el Papa Francisco nos dice: “Este es el punto central, el corazón de la enseñanza de Jesús a los discípulos en vista de su misión en el mundo. Todos los discípulos serán testigos de Jesús gracias al Espíritu Santo que recibirán…” Y en otro momento añade: “…a los discípulos se les pide vivir su vida personal en clave de misión. Jesús los envía al mundo no sólo para realizar la misión, sino también y sobre todo para vivir la misión que se les confía…”.

Para poder vivir la misión y testimoniar a Jesús en el mundo no estamos solas, no estamos solos. Según el mismo Jesús nos prometió, contamos con la asistencia del Espíritu Santo, con la comunidad, familia en el carisma, y con la Iglesia. Es el Espíritu Santo el que inspira pensamientos, palabras y gestos en sintonía con lo que Dios quiere, es el que nos permite “tener los mismos sentimientos de Cristo Jesús” (Flp. 2, 5), que podamos querer, perdonar, hacer y dar como el mismo Jesús.

El Espíritu nos ayuda a que nuestro modo de proceder, vaya siendo cada vez más parecido al modo de proceder del Señor. Y si Pablo habla de “testigos” en plural, es porque el testimonio siempre tiene una dimensión comunitaria, aunque se concrete en actitudes y acciones personales. Éstas no agotan en sí mismas la riqueza de la misión, sino que este testimonio personal se completa con las actitudes y acciones de toda la Iglesia, de toda la comunidad de discípulos y discípulas repartidos por el mundo.

Igualmente, ser testigos nos abre a las realidades de toda la humanidad que, aunque lejanas, nos han de interpelar y motivar a un mayor compromiso, para que el Reino de Dios se haga también presente como una realidad que llegue a todas las personas y particularmente a aquellas más necesitadas.

Oremos para que sintamos cada día el impulso del Espíritu de Jesús que nos haga testigos suyos, que podamos ser “otros cristos” que le muestren presente hoy en el mundo. Que el testimonio de Santa Nazaria Ignacia nos motive en todo momento para esos “continuos e incesantes apostolados”, para que podamos ser “evangelios vivos”.

En unidad de oración y misión.

Un abrazo fraterno.

Mª Joaquina Lozano López

Superiora General

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

BUSCAR A DIOS.

BUSCAR A DIOS.

San Francisco Javier “Acordaos siempre que en más tiene Dios una buena voluntad, llena de humildad, con el que las personas se ofrecen a Él, haciendo oblación de sus vidas por solo su amor y gloria, de lo que precia y estima los servicios que le hacen, por muchos que...

DARLO TODO

DARLO TODO

Chilpancingo, Guerrero (México) Es muy bella y gratificante la experiencia de formar y acompañar a las familias (niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos). Lo vivo desde ese amor recibido gratuitamente de Dios y entregado a los hermanos. Traigo a la memoria...

SEMILLAS

SEMILLAS

En la semilla está todo. Retoños, hojas, tronco, raíces, flores, quizá hasta frutos. O quizá tengamos que decir: “La semilla lo es todo”. Pero necesita más elementos; como nosotros necesitamos a los demás, para llegar a ser lo que somos. Tiempo, tierra, agua, luz......