En una entrevista concedida a L’Osservatore Romano, el representante de la ONU recordó que “cuando lancé el llamamiento por el alto el fuego, mi mensaje a las partes involucradas en conflictos en todo el mundo f ue simple: la lucha debe cesar para que podamos concentrarnos en nuestro enemigo común, la COVID-19”.